jueves, 18 de noviembre de 2010

Cuatro crímenes argentinos y violencia doméstica

Los periodistas Mauro Szeta, Liliana Caruso y Florencia Etchevés reconstruyen en el libro Mía o de la tumba fría -presentado en la Feria del Libro- cuatro crímenes emblemáticos que sobrevuelan el fantasma de la violencia doméstica.

Al respecto, en el prólogo los autores dan cifras de la violencia doméstica de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud: "La violencia es la décima causa de muerte en el mundo para las mujeres de 14 a 44 años. Una violencia que siempre vuelve y que, cuando regresa, en más grave todavía".

Los asesinatos aun no resueltos de María Marta García Belsunce, Nora Dalmasso, Rosana Galeano y Andrea Pajón son analizados por estos tres periodistas, quienes despliegan los fríos expedientes de las causas y cuentan en detalle cómo fue la vida de estas mujeres.

"Con
Mía -afirma Szeta- tratamos de responder lo que nos pregunta la gente en la calle puntualmente sobre estos casos, pero con la idea fija de quién ha sido el asesino. Tienen ya la sentencia en su cabeza".

"La gran inquietud de la gente común no pasa por los casos de corrupción, por el asalto o el tiroteo: es la noticia policial que, de alguna manera, se convierte en una novela, en un misterio. De esos casos van a hablar eternamente", asegura el periodista.

Un repaso sobre los hechos indica que en el imaginario social "Carlos Carrascosa es sospechoso de haber intervenido en la muerte de su mujer, María Marta García Belsunce; Marcelo Eduardo Macarrón aparece como el instigador de la muerte de su esposa Nora Dalmasso en Córdoba, al igual que José Arce por el crimen de Rosana Galliano y que Claudio Sartal estuvo involucrado en la muerte de Andrea Pajón, la madre de sus hijos en Castelar Sur", resume Szeta.

"Al leer el libro - continúa Etchevés- los lectores se van a encontrar en una montaña rusa emocional y van a pasar de decir que el culpable es el marido y en la página siguiente a pensar que, en realidad, quizás haya otra persona que la haya matado".

Szeta -quien se autoproclama "rosanense" y que vivió la detención de Arce y su madre, Elsa Aguilar, en vivo para el canal de noticias en el que trabaja-, afirma que "escribimos el expediente del caso Arce entero, en pleno desarrollo del caso".

"La detención se dio casi por casualidad. Al terminar la impresión del libro, sabíamos que iba a ir preso, pero eso no quiere decir que sea culpable", desliza. Etchevés recordó que "ninguno de los maridos se negó a ser investigado.  Todos estuvieron siempre ’a derecho’ cada vez que se les pidió que se presenten a declarar. No estuvieron prófugos, nunca se ocultaron".

¿Qué tiene en común estos casos? "Se podrían comparar de a pares: Galliano y Pajón tienen en común que no eran ricas. Dalmasso y Belsunce provenían de sectores acaudalados. Las dos primeras tenían denuncias de violencia doméstica contra sus maridos, cosa que las otras no".

"Pero lo que tienen en común los cuatro crímenes es que aún, pasado el tiempo, no se resolvieron. Hay dos hipótesis: o son caratulados como crímenes perfectos o la justicia perdió tiempo investigando a alguien que no estaba relacionado con la muerte investigada", aseguraron.

Editado por Longseller,
Mía o de la tumba fría cuenta historias de relaciones comunes y corrientes, en la que nada hacía suponer que el amor iba a terminar en un asesinato, al parecer, en manos de sus parejas. "Es la proyección de que cualquiera de nosotros puede estar del otro lado", puntualizan los autores




Es lo que proponen los periodistas Mauro Szeta, Liliana Caruso y Florencia Etchevés, en el libro "Mía o de la tumba fría". Allí, analizan los asesinatos todavía no resueltos de María Marta García Belsunce, Nora Dalmasso, Rosana Galeano y Andrea Pajón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada